-Estuve esperando este momento durante todo el día. Qué ganas de mojar mi dulce cuerpo contra el tuyo.
-¿Tanto me deseas?
-¿Aún lo dudabas?
-No...Simplemente que no te imaginas las ganas que tenía yo de sentir tu dulce olor. Es tan...efímero. Me apetece bañarme en tu olor y dormirme sobre tu boca. Adornar tu hermosa piel con caricias perfumadas. Amarte hasta hacerte enloquecer. Sentir de nuevo esa pasión sobre mi ser.
-¿Lo tenías preparado?
-No...¿Por qué?
-Es precioso...Aunque no tanto como tú.