"Es imposible" dijo el orgullo, "Es arriesgado" dijo la experiencia, "No tiene sentido," dijo la razón... "Inténtalo" susurró el corazón